Año nuevo, ropa Nueva

Las vacaciones de invierno son de las mejores partes del año: regalos, familia, descanso, comida rica, fiestas, un nuevo comienzo. También es un muy buen tiempo para cambiar de estilo, ya que vienen las rebajas de invierno, y con ellas la felicidad absoluta. Sin embargo, los descuentos son atractivas sirenas que nos hechizan y, obviamente no nos hacen estrellar nuestros barcos, pero definitivamente nos nublan la mente. Muchas veces acabamos comprando cosas que nunca en la vida vamos a usar, o que no reflejan quienes queremos ser este año… vaya forma de empezar. Hoy les quiero compartir algunos consejos que harán que las compras sean más efectivas.

1. Comenzar con un fin en mente.

¿Ya sabes quién quieres ser este año?, ¿cómo quieres verte? Parte de los desastres más cotidianos de la moda ocurren cuando visualmente una persona no da la impresión que quiere proyectar. Es como querer verse imponente y salir en pants. Hay que tener muy claro en la mente como debemos vestirnos para proyectar quienes queremos ser. ¿Mi consejo? Tener un fólder en la computadora para guardar imágenes de estilos inspiradores.

2. Deconstruir

Siguiendo las ideas del filósofo Jacques Derrida, el estilo debe pasar por un proceso de deconstrucción muy simple, en el que nos fijaremos en los elementos que contiene un estilo: el tipo de zapatos, el corte de los pantalones, y un millón de detalles más. El tener todos estos elementos presentes, nos ayuda a escoger la ropa más rápido. También nos permite analizar un detalle muy importante: ¿éste estilo se acomoda a mis actividades cotidianas? Debemos vestirnos de alguna forma adecuada a nuestro estilo de vida. Yo sé que suena obvio, pero es muy fácil caer en errores de ese tipo.

3. Keep/Toss

Es importante antes de comprar, checar lo que ya tenemos. Ver qué me sirve y qué es horrible. No hay que tener misericordia ni consideraciones con nada. ¿Ese vestido te hace ver fachosa? Desháste de él. ¿No usaste esos pantalones en todo el año? Hasta nunca. Hay que hacer espacio para nuevas adquisiciones y desperdiciar cada oportunidad de no vernos increíbles.

Simple. No subestimar el poder de los probadores. A veces da flojera entrar a medirse la ropa, pero es casi necesario hacerlo.

5. ¿Te gusta algo que no se vende mucho?

Ten paciencia y espera a rebaja sobre rebaja 😉

Estos tips han sido útiles para mí durante mucho tiempo, y espero que también lo sean para alguien más. Recuerden que la moda no se trata de ser un imitador de pasarela, sino de ser la versión más chic de nosotros mismos y proyectar al mundo quienes somos.

Happy shopping!

"We live not according to reason, but according to fashion" -Seneca

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MODA. Guarda el enlace permanente.